Tecnología

Vender en Facebook no vale de nada

Quizás esta entrada pueda resultar un poco polémica, por eso queremos que lo leáis tranquilamente y, si queréis, nos dejéis vuestra opinión y debatamos un poco. ¿Facebook es una red sólo social? ¿No es un centro comercial? No olvidemos que es una red que nace para las personas y no para las marcas, por lo que premia comportamientos que favorezcan la creación de valor, no la promoción y la publicidad.

¿Cuántas de las tiendas que han cerrado tenían una estrategia clara y diferenciada para esta red social? ¿Cuántas de ellas habían adaptado sus estrategias a lo que las personas hacen o buscan dentro de las redes?

Esta es la pregunta que deberíamos hacernos, no ponernos a deliberar sobre si Facebook sí o Facebook no. Como primera fase de un proceso de compra puede tener sentido, pero hay que ver si somos capaces de aprovechar eso y rentablizar el esfuerzo.

¿Qué buscamos en redes sociales? ¡Relación con personas! Por lo que tenemos que basar la estrategia en las comunidades. ¿Os suena esto? Seguro que sí, pues ya es hora de dejar de llenarnos la boca hablando de comunidades y empezar a trabajar con ellas y a partir de ellas.

Vender en Facebook no vale de nada

Las redes nos permiten trabajar con comunidades, que se autosegmentan, es decir, son las propias personas las que deciden qué contenidos leen, con cuáles interactúan y con quién mantienen relación.

Otra característica importante a tener en cuenta es cómo funcionan y se muestran los contenidos. Todo tiene una vida útil mucho más corta que en otros medios, por lo que no tiene sentido, de momento, replicar las tiendas online dentro de las redes sociales. Tiene mucho más sentido crear acciones que respeten la forma de actuar de las propias personas. Otro aspecto a tener en cuenta es la disminución progresiva que ha tenido el alcance orgánico de las publicaciones en páginas de empresa.

1. Crear comunidad al rededor de los productos y tiendas. Comentarios, mostrar qué han comprado/comentado amigos, posibilidad de preguntar a los amigos sobre qué producto comprar, pedir consejo a la comunidad…

2. Tiempos cortos. Acciones como ofertas rápidas (estilo Privalia, BuyVip) o Pop-Up Stores (tiendas que nacen para morir).

Estas estrategias sí deberían tener sentido dentro de Facebook, no réplicas de otras, desaprovechando los beneficios de esta red y dando la espalda al comportamiento natural de las personas.

En conclusión, empecemos a pensar de verdad en comunidades, pero en sentido amplio y pensemos en cómo utilizamos nosotros las redes y cómo lo hacen nuestros clientes. El primer filtro es pensar si nosotros utilizaríamos nuestra propia tienda, para pasar el segundo y más importante. ¿Lo harán nuestros usuarios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *