Empresas

El mejor abogado para accidentes de tráfico en Barcelona

El mejor abogado para accidentes de tráfico en Barcelona

Buscar un buen abogado para que te lleve el proceso después de tener un accidente de coche es complicado. Encontrar al mejor abogado especialistas en accidentes de tráfico lo es aún más. Todo esto lo sabemos por experiencia. Y si estás leyendo este post probablemente es porque has tenido un accidente y sabrás pronto cómo funciona todo el proceso.




El caso que aquí te contamos se alarga en el tiempo casi 3 años. Vuelvas y más vueltas por diferentes bufetes y asesorías que de primeras se vendían como especialistas en accidentes de tráfico, que prometían muchas cosas, entre las más importantes un servicio gratuito y que solo cobrarían una comisión si ganábamos de la indemnización que yo me llevase. Además de asegurar que con las lesiones que presentaba podría cobrar una cantidad muy importante de dinero.

Yo no soy abogado y y no entiendo mucho del tema. La principal complicación en el inicio del proceso fue la cantidad de picapleitos que intentaron venderme la moto (yo no quería una moto, necesitaba un coche nuevo porque el mío quedó destrozado en el accidente).

Empecé buscando online e hice una selección para recorrer más de 10 despachos por todo Barcelona, tratando de encontrar al mejor abogado para mi caso.

Lo primero que hice fue descartar un gran número de páginas web totalmente impersonales en las que se vendían como «gran equipo de profesionales», «el mejor abogado de Barcelona», «más de 20 años de experiencia en … (todas las especialidades del Derecho), «nuestro bufete está especializado en … (otra vez todas las especialidades del Derecho).

Encontré muy pocas webs en las que se hablara claro sobre los derechos por un accidente y las indemnizaciones que me corresponderían.

Para mí que me hablen claro y me cuenten qué va a pasar en el proceso es más importante que la palabrería que me pueda encontrar en la web o que me suelte por teléfono una especie de papagayo que repite y repite expresiones hechas pero que para nada contesta a las preguntas que estaba realizando.

Esta historia es la que podemos contar basada en nuestra experiencia y con ella podemos dar una opinión que no es más que eso, una opinión basada en un hecho real.

Con la cantidad de coches que hay en Barcelona me tuvo que tocar a mí chocar con un taxista, esto es lo que motivó que tuviera que ponerme a buscar un abogado

Antes de entrar en el tema de indemnizaciones y demás movidas relacionadas con la búsqueda, voy a intentar explicar un poco cómo fue el choque.




Un día lluvioso de enero dejé aparcado mi patinete eléctrico con el que suelo moverme por la ciudad y con el que me quito de atascos y otros problemas para subir al coche e ir a trabajar. En Barcelona moverse en patinete eléctrico es relativamente sencillo y te quitas de problemas de aparcamiento, atascos, etc.

Yo vivo en Via Layetana. Sí, esa calle famosa por salir todos los días en los informativos de todos los canales durante no sé cuántos días seguidos. Un día normal el tráfico a la hora a la que yo me voy a trabajar es bastante denso. Todavía no habían empezado los experimentos de cortar la calle al tráfico. Y como esta hay otras muchas calles y zonas de Barcelona con un tráfico muy denso y con un alto índice de sinestralidad automovilística en ciudad. Quizás ese sea un motivo de que existan tantos abogados especialistas en accidentes de tráfico.

Yo, una bici, un autobús y el taxista que me dio por detrás

Como decía, era un día muy lluvioso y frío. Creo que estábamos en la calle los que no teníamos otro remedio. Pero éramos muchos.

Yo iba en mi coche, un Mitsubishi ASX rojo para más detalles, escuchando la radio tranquilamente y lo que menos pensaba en ese momento es que iba a necesitar el teléfono de un abogado.

Siempre voy pendiente de la conducción y más en días de lluvia en el que en cualquier momento un loco sale de una esquina y se pone a cruzar la calle corriendo para no mojarse. Como no lleves ya el pie en el freno no te da tiempo a parar el coche y te lo llevas por delante.

Pero ese no fue mi problema. Arranqué de un semáforo dejando el metro y medio reglamentario con el coche que llevaba delante. Del carril izquierdo me aparece una furgoneta de Seur que debía llevar mucha prisa para llegar al domicilio al que se dirigiera y rellenar la hoja de que no hay nadie en casa sin ni siquiera llamar al timbre. No era el primer frenazo de ese día. Este fue para no llevarme al amable repartidor por delante y no perjudicar a los pobres receptores de paquetes que si ese día el repartidor no dice que no estaban en casa tardarán al menos 2 días más en recibir su paquete.

Vuelvo a recuperar la velocidad normal que se puede llevar por Via Laietana en plena hora punta y de repente se cruza otra vez desde la izquierda (saliendo por delante del autobús que llevaba en paralelo a mí) un ciclista de esos que se creen los dueños de la ciudad. Alguna vez he pensado no frenar y ojalá hubiera sido esta. Porque estoy seguro de que hubiera tenido menos problemas.

Otro frenazo para no atropellar al ciclista y de repente oigo un crash y empiezo a soltar palabras nada agradables por la boca refiriéndome al ciclista que ni por asomo se dio por aludido y salió de allí lo más rápido que pudo y sin mirar atrás.

Ciclista a la fuga y llega el accidente por el que me toca pensar en llamar a un abogaaaaado, dónde estás abogado…

El crash que había sonado no era nada más que un taxista empotrado contra la parte de atrás de mi bonito Mitsubishi ASX. Cuando miré por el retrovisor y vi el rojo y amarillo típico de los taxis de Barcelona empotrado contra el maletero de mi ASX.

Mira que iba tenso insultando al ciclista y lanzando improperios por la manera que tienen de ir por la ciudad y por considerarse siempre las víctimas, pero la sensación que sentí es como si me sacudiera un lático.

En Internet hay muchas historias de gente que da vueltas y vueltas en una rotonda hasta que choca con algún coche y consigue maravillosas indeminizaciones después de ser asesorados por grandes abogados. Me hubiera encantado conocer a uno de esos abogados maravillosos para mi caso.

Así empecé la búsqueda del mejor abogado de tráfico de Barcelona

El taxista bajó del coche bastante nervioso, diciendo que tenía que recoger a un cliente en el aeropuerto y que llegaría tarde. Entre quejidos y algún que otro improperio miraba el frontal de su taxi. Realmente tenía más daños que mi coche. La altura de uno y otro creo que influyó bastante. Aunque a mí en ese momento poco me preocupaba el daño material. De toda la vida, el que da por detrás paga, así que me arreglarían el coche y listo. El dolor de cuello y espalda centraban toda mi atención.

El primer abogado al que recurrí fue una recomendación de un amigo al que habían atropellado en medio de la calle (ni paso de peatones ni nada) y su abogado le había conseguido una cuantiosa indemnización pese a que los daños fueron mínimos.

Me transmitió buenas sensaciones, parecía que sabía del tema. Pensé que la cosa iba a ir bien. Seguí al pie de la letra sus instrucciones y me despreocupé un poco del tema. Tenía otras cosas más importantes en las que pensar como recuperarme del dolor.

De la noche a la mañana me llama mi abogado y me dice que va a dejar el caso en manos de un compañero suyo que él está muy liado y no puede seguir con mi caso. Pensé, bueno, al fin y al cabo son compañeros, digo yo que trabajarán de forma similar. Iluso de mí.




Adiós a mi segundo abogado de accidentes de circulación

Me empezó diciendo que sus honorarios eran un poco más altos de lo que pagaba por mi primer abogado. Me dijo que era el mejor abogado de accidentes de Barcelona y yo entendía que, si eso era cierto, había que pagarlo. Como estaba dentro del límite que cubría mi seguro no me preocupó ese tema y le dije que no era un problema y que adelante.

En fin… Cualquiera hoy en día afirma ser el mejor y yo voy y me lo creo.

Cada vez que me decía algo acudía a un conocido foro de accidentes a intentar contrastar la información. No es que no me fiara de él (que tampoco), es que cualquier cosa que me proponía me parecía un sinsentido total. Así que tuve que invitarle a dejar mi caso y que se fuera a ofrecer sus servicios a otro.

Y, por fin, conocí, bajo mi opinión personal, al mejor abogado de accidentes de Barcelona y toda Cataluña

Después de la mala experiencia anterior estuve a punto de abandonar y olvidarme del caso. El seguro del taxista arreglaría mi coche y con eso era suficiente.

Pero en ese momento apareció el despacho de abogados soñado y un hombre eficiente en mi defensa.

Aunque de tanto leer en Internet ya casi me había convertido en experto, no entendí nada de la exposición que hizo en el juicio. Se ganó al juez a las primeras de cambio y solucionó todos mis problemas.

¿Cuánta indemnización me dieron?

Para todo el jaleo del proceso y el dolor que había pasado la verdad que me pareció bastante poco. Y también es poco si lo comparo con los números que me daban todas las calculadoras que utilicé para simular la indemnización que me correspondía. Pero bueno, algo es algo. 3.087€ cobré de indemnización por el esguince cervical y resto de secuelas menores.

Algunas preguntas que me hacen mucho y algunas cosas que aprendí en el proceso.

El mejor abogado para accidentes de tráfico en Barcelona - mi opinión personal

¿De verdad merece la pena contratar un abogado de accidentes?

Pese a todo, yo diría que sí. Sobre todo depende del golpe que te hayas dado, de quién esté al otro lado en el juicio y de su actitud, de los baremos, etc. Pero en general, sí, es bueno y merece la pena.

¿Es diferente un abogado de accidentes de circulación de un abogado de siniestros?

No, es lo mismo, no sé por qué se venden de manera diferente. Da igual como se vendan. Lo importante es que en Barcelona hay buenos profesionales y son a los que hay que acudir.

¿Se puede denunciar a un abogado?

Poder se puede, pero por muy mal que te trate a ti seguro que se conoce las leyes porque cualquier abogado ha estudiado derecho y para defenderse a sí mismo seguro que las aplica mejor.




¿Te quedaron secuelas o alguna discapacidad?

No, el fisio me dejó como nuevo. Además aproveché (pagando claro) para contratar unas sesiones extra para otro problemilla que ya tenía en la espalda.

¿Como se calcula la indemnización que me corresponde?

Como decía antes, en Internet hay muchas calculadores de indemnización de accidentes. Mi experiencia es que te dan cifras infladas, pero puedes revisarlas antes de hablar con tu abogado.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *